Diferencias entre trabajadores freelancer y talentos remotos

Diferencias entre trabajadores freelancer y talentos remotos

Aunque son términos que van muy de la mano, representan diversas maneras de trabajo. Los trabajadores freelancer y talentos remotos son distintos. Tiene diferencia que iremos detallando; sin embargo, también tiene cosas en común que son importantes de resaltar.

Cada vez más y más talentos están a favor del trabajo a distancia, cambiando la oficina por cualquier sitio con wifi y un ordenador. Por obvias razones, esta manera de trabajar es más popular entre las personas en el sector tecnológico, además es una de las cosas que más une al freelancer con el trabajo remoto.

¿Qué es un freelance?

El freelance, o conocido también como autónomo, es la persona que ofrece servicios laborales, o hasta productos, de manera independiente. Por lo general, este tipo de talentos posee unas habilidades duras para llevar a cabo un proyecto o participar en un proceso específico, que las empresas necesiten.

Su contrato permite influenciar muy poco a su empleador, ya que solo está presente para trabajar en algo en particular. Sus acotaciones están limitadas al problema asignado de su cliente.

Cuando una persona hace freelancing es cuando una relación con la empresa o cliente tiene ya una fecha de expiración, o sea, puede ser a corto o mediano plazo. Incluso, puede que al terminar el trabajo asignado no se vuelva a trabajar con el mismo cliente, a menos que necesite al profesional para otro o varios proyectos.

¿Qué es un trabajador remoto?

A diferencia del freelance, el trabajador remoto tiene un rol más determinante dentro de la empresa o negocio. Puede representar a los trabajos de tiempo completo en oficinas, trasladados al hogar, o cualquier otro sitio con conexión a internet.

Los trabajadores remotos conocen muy bien cuál es su trabajo, deben poseer ese match cultural con la empresa, ya que estarán mucho más involucrados en los proyectos asignados. Este tipo de trabajadores cumple con sus obligaciones o responsabilidades como cualquier trabajador tradicional.

Ambos los une el hecho de que solo se necesita de internet y un dispositivo para poder conectarse a trabajar, pero conozcamos más a fondo sus diferencias.

La contratación de trabajadores freelancer y talentos remotos

Para contratar a un trabajador freelance con solicitar su portafolio y hacer una prueba sencilla de habilidades, puede ser más que suficiente. En cambio, para un trabajador remoto el proceso debería ser un poco más extenso. Desde solicitar el CV, hacer alguna prueba técnica y hasta llevar a cabo una entrevista.

El freelancer, al no tener una "relación estrecha" con ninguna empresa y ser trabajadores independientes, facturan por cada servicio o tarea. Regularmente, se inscriben en los organismos pertinentes de su país o simplemente tratan de laborar evitando muchos trámites que no les convenga económicamente.

Por otra parte, los trabajadores remotos están contratados a largo plazo, gozan de los beneficios de un salario fijo, vacaciones u otras ventajas económicas como un empleado regular. También sus ingresos están blanqueados en los organismos pertinentes para este tema.

Los horarios entre trabajadores freelancer y talentos remotos

Es una de las ventajas de ambos trabajadores, la administración del tiempo es realmente importante para muchos, pues ambos pueden disfrutar de este beneficio de la flexibilidad.

Los trabajadores remotos cuentan con un horario fijo, puede variar entre horas diarias, semanales o mensuales. Debe formar parte activa de la empresa para donde trabaje y participar en reuniones o hasta tomar decisiones de manera colectiva.

El freelancer negocia por sí mismo su horario, hasta incluso puede negociar su forma de pago de acuerdo al mismo horario de trabajo, o sea, trabajo por horas. No se preocupa tanto por vacaciones o cosas por el estilo, igual no quiere decir que no cuente con sus descansos, como puede hacerlo un trabajador remoto desde casa también.

Nada que envidiar para ambos

La vida de un freelancer, pudiendo elegir horarios, para quien trabajar o hasta cuánto y cómo cobrar por sus servicios, es algo atractivo. Resalta lo flexible que pueden ser este tipo de trabajos. Lo negativo puede ser la incertidumbre acerca de su futuro, los días donde existe mucha escasez de trabajo y todos estos posibles escenarios.

Para el trabajador remoto es un poco más estable todo. Esto no quiere decir que no pueda ser despedido o que tenga un contrato que no se pueda romper, pero tiene ciertas virtudes si todo marcha bien con sus labores y el posible apoyo de un equipo de trabajo.

La modalidad virtual no tiene nada que envidiar a la tradicional, ofrece oportunidades únicas para el sector de la tecnología.

¿Estas comenzando a armar tu equipo en remoto? Puedes agendar una llamada con nosotros, te ayudamos con todo lo que necesites.

 

Ricardo Ollarves
Ricardo Ollarves
Copywriter para Interfell y cercano amigo del SEO. Soy Ingeniero en Informática de profesión, geek de nacimiento. Interesado por compartir mis intereses en espacios digitales, en todos lados como @ricardollarves