Los grandes gerentes no evitan las conversaciones difíciles

Gestión de Talento Los grandes gerentes no evitan las conversaciones difíciles

Posponer las conversaciones difíciles con los talentos es algo que afectara mucho a tu negocio, los directores o jefes de departamentos deben afrontarlas.

Donde hay personas tienen que existir las diferencias, pero también puntos en común por los cuales apostar.

Muchas pueden ser las "justificaciones" del retraso para una conversación de este tipo. Dejar que pase el tiempo a ver si se soluciona por sí sola, esta persona no sabe manejar las críticas, no quiero que el problema se haga más grande. Son algunas de las cosas que pensamos, pero únicamente son excusas para evitar las conversaciones difíciles.


¿Necesitas conseguir mejorar tu comunicación efectiva? Aplicando en tu negocio la Metodología K.I.S.S. puedes lograrlo.


¿Qué pasa si se siguen evitando las conversaciones difíciles con los talentos?

Imaginemos la situación donde un talento de la empresa no está haciendo bien su trabajo y sus plazos de entrega están en peligro. La credibilidad y motivación del resto del equipo puede estar en juego, los gerentes deben poder corregir el problema a tiempo.

Al no llevar a cabo conversaciones de este tipo, cada talento "inventará" o "improvisará" sobre la situación, ya que no han tenido la oportunidad de entender la verdad.

Cuando hay un problema de organización en la empresa, con tus equipos o relaciones, por lo general, es a causa de una mala comunicación. Evitar conversaciones difíciles con tus talentos, socios o líderes puede derivar en un problema más complicado de resolver.

Abordar conversaciones importantes con los talentos reducirá tensiones y el estrés que todos queremos evitar. El ambiente laboral estable y la productividad de todos depende de una buena comunicación asertiva.

¿Cómo voy solucionando este tipo de problemas?

Puedes simplemente pautar una charla con tu talento en privado, hablar con él de la manera más empática posible. Ojo, cuidado con abordar los problemas frente a todo el equipo, puede ser esa shotgun criticism que tus talentos no estén dispuestos a tolerar.

Te preguntarás, ¿Qué pasa si difundo el mensaje a todo el equipo, en vez de usar la crítica directa? Pues estos 3 posibles escenarios nada favorables:

  • La persona a la que te diriges no sabrá que es con él o ella el mensaje. Puede no tomarse en serio la crítica y no hacer un cambio verdadero.
  • La persona se da cuenta de que se trata de un problema donde se ve involucrada, pero le resta importancia, porque si fuese más grave, seguro se lo hubiesen comentado al privado.
  • La persona te perderá el respeto, ya que no "tienes las agallas" para confrontarlo en un cara a cara y discutir sobre el problema. No sentirá ninguna presión para mejorar.

Todos estos cambios conducen a un mal comportamiento que se va a expandir por todo el equipo. Condenas al ostracismo al resto de tus talentos.

Se debe promover la retroalimentación en el ambiente laboral, siempre con el objetivo de mejorar los comportamientos a futuro. Si se hablara de algo sucedido en el pasado, que sea para motivar un cambio en el futuro.

“En cada momento difícil, pregúntese: ¿Qué es una elección difícil y qué es una elección fácil? Sabrás al instante lo que es correcto”.

- Jerzy Gregorek, poeta y campeón de levantamiento de pesas.

 

La solución: dar una retroalimentación oportuna y directa.

Los talentos esperan que los hagas responsables, saben que es su trabajo y confían en ti para esto. Los grandes gerentes se enfocan en:

  1. Escoger un entorno neutral.
  2. Comunicar todas las normas.
  3. Contar de forma empática todo lo ocurrido.
  4. Describir todo el impacto y la diferencia del proceso al solucionar el problema.
  5. Escuchar atentamente al talento, para conocer lo que tiene que decir y lo que piensa.
  6. Concentrar todo el esfuerzo en lo que el talento hará diferente, para lograr mejores resultados la próxima vez.

Cuando las personas logran apreciar que cumplen con los estándares de desempeño, se podrá lograr la motivación de obtener un cambio significativo.

La escucha empática y la objetividad deben reinar al abordar conversaciones complicadas, creando un ambiente cordial y que se llegue a los mejores acuerdos.

Nuestro éxito como líderes dependerá de la cantidad de decisiones y conversaciones difíciles que a menudo tengamos y estemos dispuestos a afrontar. Hablando de cómo decidimos gestionar a nuestros talentos, en Interfell, podemos ayudarte a encontrar, contratar y gestionar el talento remoto que necesites para tu negocio.

 

Ricardo Ollarves

Ricardo Ollarves

Copywriter para Interfell y cercano amigo del SEO. Soy Ingeniero en Informática de profesión, geek de nacimiento. Interesado por compartir mis intereses en espacios digitales, en todos lados como @ricardollarves