El equilibrio personal-laboral en el trabajo remoto

El equilibrio personal-laboral en el trabajo remoto

 

Uno de los aspectos claves en el éxito del trabajo remoto lo constituye el equilibrio que la persona logra alcanzar entre su vida personal y su trabajo, es decir, el balance que logra el individuo entre el tiempo que dedica a trabajar y el que le dedica a su vida privada.

Ese equilibrio que los anglosajones llaman Work-Life Balance y que es el responsable de que el trabajador IT sienta paz y armonía en su vida, al saber que atiende razonablemente bien a los 2 pilares más importantes de su existencia, como lo son, su trabajo y su vida privada.

Una sensación de estabilidad que le genera estabilidad y felicidad al trabajador y le permite ser más productivo como profesional, al tiempo que cuida de su salud, familia, amigos y vida social.

 

Este equilibrio que 85% de los directores de RR. HH consideran muy beneficioso para la productividad de sus empresas y la satisfacción de los trabajadores, pero que no es tan fácil de compaginar como parece, muchas veces en casa se solapan las demandas del trabajo con las de índole personal.

Entre los consejos más útiles que podemos ofrecerte para evitar que se mezclen el espacio-tiempo laboral con el personal, tenemos:

Consejos claves para lograr el equilibrio personal-laboral en el trabajo remoto:

Antes de comenzar a trabajar.

  • Ten un espacio aparte destinado para trabajar. Habilita una habitación que solo utilices para trabajar, que tenga buena iluminación natural y ventilación, y muy fundamental, que disponga de buenas conexiones.
  • Crea una rutina. Se trata de imitar lo que hacías cuando trabajabas en la oficina. Levántate cada día a la misma hora, dúchate y cámbiate de ropa.
  • Fija un horario y cúmplelo. Establece un horario de trabajo y esfuérzate por cumplirlo, sin dispersión en otros asuntos. Cuando hayas cumplido con ese horario, desconéctate y apaga la computadora y la plataforma de mensajería de la empresa.

Durante el trabajo.

  • Concéntrate. Planifica las tareas que esperas cumplir durante la jornada o semana de trabajo y céntrate en ellas.
  • Haz pausas para desayunar y almorzar, y en ellas desconéctate. Ya sea que vivas sólo o acompañado, cada tanto haz pausas para comer y descansar un rato. Desconectarte y alimentarte bien te ayudarán a retomar el trabajo con más ánimo.
  • Contempla un tiempo para comunicarte con tu equipo de trabajo. Es importante que tengas un tiempo planificado para enviar mensajes, revisar plataformas de mensajería y participar en llamadas o videoconferencias.

Después de trabajar.

  • Planifica tu afterwork. Así como planificas lo que haces en horas de trabajo, también debes pensar en cosas estimulantes para hacer después del trabajo. Asiste a un webinar, un evento online, o conectarte por Zoom para conversar sobre asuntos no laborales con tus compañeros.
  • Invierte tiempo en algún hobby o en la práctica deportiva. Esas cosas que te gustan y que te generan placer no las descuides. Dales su tiempo. Así, cuando vuelvas al trabajo estarás más alegre y motivado a producir. 

La idea es equilibrar los requerimientos de ambas instancias de la vida, la laboral y la personal, ya que cuando ambas instancias se complementan bien, los trabajadores se sienten más plenos y satisfechos, y por extensión, rinden más. 

Una buena estrategia para lograr tal equilibrio, además de atender a los consejos precedentes, nos la ofrece la Inteligencia Emocional, que nos propone que cultivemos 5 habilidades prácticas para el desarrollo personal, a saber:

Las 5 habilidades prácticas de la IE en el trabajo remoto:

  1. Auto-conciencia. La autoconciencia es la capacidad para identificar las propias fortalezas y debilidades, y de comportarse en el lugar de trabajo de manera de capitalizar las primeras y minimizar las segundas.
  2. Auto -regulación. La autorregulación se relaciona con la conciencia de sí mismo, pero describe más específicamente la capacidad de controlar las emociones, ya sean negativas o positivas, con el fin de mantener un comportamiento más adecuado a la práctica profesional.
  3. Motivación. El principio de la motivación representa la voluntad de logro – entusiasmo, empuje, ambición – independientemente de los obstáculos, y es otro tema constantemente reforzado por la Inteligencia Emocional. Los individuos motivados son competitivos – con ellos mismos y con sus pares por igual.
  4. Empatía. La empatía es el cuarto pilar de la inteligencia emocional y es sumamente importante en las interacciones humanas. Las personas que la tienen están en sintonía con las sutilezas en el lenguaje corporal de los demás y pueden captar el verdadero mensaje que ocultan las palabras.
  5. Habilidad social. La habilidad social, el quinto componente de la inteligencia emocional, es, como la empatía, el reflejo de la interacción de una persona con el mundo, en contraste con los tres primeros factores, que ponen de relieve características más internas. Es la capacidad que tiene un individuo para aprovechar las relaciones interpersonales y promover sus ideas, a través de la simpatía, la confianza y el respeto. 

Y aunque algunos nostálgicos renieguen de las bondades del trabajo remoto cuando este se hace con un buen equilibrio personal-laboral, e insistan en la vuelta al trabajo presencial tras la pandemia, ello no ocurrirá: 

The Economist afirma en sus predicciones para 2021, la vuelta al modelo de trabajo presencial o híbrido es irreal:

“Los humanos queremos volver a socializar, pero el trabajo a distancia básicamente se quedará igual. El modelo mixto de trabajo es irreal, simplemente seguiremos trabajando en línea desde nuestras casas cada vez más adaptadas y con reuniones en lugares divertidos y diferentes para socializar y conectar. Se crearán múltiples espacios para grandes juntas digitales con todas las soluciones. Nadie quiere vivir en el tráfico ni en esa vorágine de información y trabajo otra vez”

¿Te preocupa el equilibrio en tu equipo de trabajo remoto? Agenda una llamada con uno de nuestros consultores.